Experiencia

Durante más  de 10 años hemos sido partners de nuestros clientes para ayudarles a definir e implementar estrategias y procesos de negocio centrados en el cliente.

A lo largo de los años hemos alcanzado una experiencia demostrada en muchos sectores como la automoción, servicios financieros, productos industriales, bienes de gran consumo, transporte, servicios profesionales, salud, seguros, entre otros, tanto en los modelos de negocio B2C como B2B. Hemos apoyado a nuestros clientes en la transformación desde la orientación al producto o servicio para orientarse en el cliente de forma transversal.

Nuestro marco CCM puede ser utilizado para cualquier modelo sectorial y negocio: cada empresa tiene clientes que atender y empleados para motivar.

Algunas afirmaciones habituales que nos llegan son las siguientes:

  • "Hemos hecho todo lo que se describe en la planificación: hemos definido los procesos y normas corporativas, hemos implementado un sistema CRM con grandes esfuerzos en gestión del cambio y, sin embargo, nuestra gente no utiliza el sistema".

  • "No hemos sabido transmitir los beneficios del CRM, ¿cuánto más podríamos vender si lo solucionamos?"

  • "¿La experiencia del cliente? ¡Nuestros directivos deberían pensar primero en la experiencia de los empleados!"

Los resultados que hemos logrado en los proyectos que abordan estas cuestiones supusieron un reto no imposible: logramos comprometer a toda la organización de un cliente industrial a un cambio transformacional, mediante un enfoque "top-down" de Orientación al cliente y que comenzaba con una fase de concienciación que abriera los ojos para:

  • Preparación frente a crisis futuras.

  • Reconocimiento del verdadero talento y verdaderas posibilidades de crecimiento profesional.

  • Permitir a la red de distribución vender productos según lo acordado con los clientes.

  • Hacer comprender la importancia que tiene de la consolidación de los datos de cliente en un sistema para poder tratar a los clientes de una manera más personalizada.

El resultado más importante fue que no solo todos en la organización comprenden que el CRM es mucho más que una base de datos cliente que debe ser alimentada, sino que también es la necesidad de que el cliente resulte tangible para los empleados que no tienen un contacto directo con el cliente. Como hito en la fase de concienciación, desarrollamos un plan de acción con un programa de transformación a 5 años que cuestiona y mejora "bottom-up". Nuestro requisito: toda la organización es necesaria y debe tomar parte activa en la realización de las diferentes iniciativas de cambio, con nosotros como apoyo y fomentando el proceso. Si no lo hace Vd. mismo y deja que lo hagan externos, no se sentirá el responsable y dueño del cambio.
NUESTROS CLIENTES